Con el propósito de diversificar las fuentes de energía del país y apostarle a las renovables, el Gobierno convocó la primera subasta de contratación de energía renovable a largo plazo el próximo 26 de febrero (ver Paréntesis). 27 empresas manifestaron interés en participar en la transformación energética del país específicamente 15 en la venta y 12 en la compra para la distribución y comercialización de este tipo de energía. El Gobierno espera que se realicen inversiones entre los 1.300 y 1.800 millones de dólares en energías no convencionales, de acá a 2021.

EL COLOMBIANO habló con el viceministro de Energía, Diego Mesa, sobre cómo se va a dar esta transformación y las implicaciones para el país.

¿Por qué es importante dar un paso hacia las energías renovables?

“Somos uno de los países más vulnerables a la variabilidad climática. Por esta razón, tenemos el propósito de diversificar, complementar y mejorar la competitividad de la matriz energética, haciéndola más resiliente a la variabilidad climática, en eventos como el Fenómeno de El Niño, y generando menos emisiones de dióxido de carbono”

¿Cuál es la meta de capacidad instalada con esta subasta?

“Con esta primera subasta, la meta que nos pusimos fue adjudicar proyectos con una capacidad instalada para 500 megavatios. Hoy tenemos solo 50 megavatios, el 1 % de la energía actual es renovable. Le apuntamos que en 2021 sea el 10 %. Los proyectos interesados en participar representaron una capacidad instalada de 1.506 megavatios. Es decir, mucho mayor a la esperada”.

¿Y la meta de energía?

“El equivalente a esos 500 megavatios son 1.183 gigavatios hora vatio. Se presentaron proyectos para generar 3.300 gigavatios hora vatio, casi el triple, por el lado de la demanda. Los compradores indicaron interés en 2.700 gigavatios hora vatio. Tanto en capacidad instalada como en energía las ofertas excedieron significativamente la demanda objetiva”.

¿Cuáles son las zonas del país con mayor potencial de generación de energía solar y eólica?

“La Guajira, Cesar, Magdalena, Atlántico, Bolívar y Sucre tienen un alto potencial tanto solar como eólico. Si nos enfocamos solo en La Guajira, el potencial de generación de energía eólica y solar es mayor al potencial hídrico de todo el país.

Además del norte del país, hay varias regiones con alto potencial: Antioquia, Eje Cafetero, Risaralda, Valle del Cauca, Huila. En el tema eólico, también hay un potencial muy alto en el norte país, inclusive en costas afueras”.

¿A qué porcentaje de la población va a beneficiar?

“En capacidad instalada, esos 50 megavatios que tenemos hoy alcanzan para una ciudad del tamaño de Ibagué. Los 1.500 megavatios alcanzarán para una ciudad del tamaño de Medellín y Cali juntas por un año. 500 megavatios sería para una población como Medellín o Cali, por un año. Para una población de 2 millones de personas por un año”.

En temporada de sequía, ¿los precios de la energía solar se reducen y los de la hidroeléctrica aumentan?

“Es una buena pregunta. Lo lógico sería que sí, pero hay un tema de complementariedad que es una de las ventajas de las energías renovables no convencionales. En esta subasta se pactan precios a doce años. Obviamente se van a regir por el Índice de Precio de productor (PPI), pero en términos reales, son estables”.

PARÉNTESIS ¿QUÉ TIENE DE NUEVO LA SUBASTA?

La subasta del 26 de febrero es de contratos de energías de largo plazo. Son contratos bilatelares que tienen un periodo de 12 años. Lo nuevo es la duración de los contratos. En Colombia, la duración siempre ha sido de corto plazo. Además, es novedad el tipo de tecnologías que se presentaron en los proyectos. La convocatoria estaba abierta a diferentes tipos de tecnologías, pero tenían una ventaja comparativa las renovables no convencionales. Al cierre de la convocatoria el pasado 31 de enero, quedaron seleccionados en total 22 proyectos: 17 solares, cuatro eólicos y uno de biomasa.

Artículos recomendados