Seguramente en varias ocasiones has escuchado hablar sobre la energía solar y tienes claro que es una energía que se produce gracias a la radiación del sol. Sin embargo, puedes pensar que es un sistema que se usa mayormente en el sector industrial, hoy queremos contarte que no es de esta manera; aunque son muchas las empresas que han implementado este tipo de sistema, cada día son más los hogares que también se suman a la energía solar residencial. En este artículo profundizaremos sobre este tema.

¿Qué es la energía solar?

La energía solar es un tipo de energía renovable que genera el sol gracias a su radiación electromagnética (luz, calor y rayos ultravioleta). Puede usarse para producir energía fotovoltaica, es decir, electricidad, o para generar energía termosolar, en otras palabras, calor. Es obtenida a través de paneles solares.

¿Cómo funciona la energía solar fotovoltaica?

El sol provee luz que se convierte en electricidad por medio de paneles solares fotovoltaicos. Estos paneles son módulos individuales formados por grupos de celdas solares, que a su vez contienen células solares individuales, hechas de materiales semiconductores como el silicio, que se encargan de transformar la luz (fotones) en energía eléctrica (electrones).

¿Qué es la energía solar residencial?

Se trata de la aplicación de la tecnología fotovoltaica en la generación de energía solar doméstica. Para lograrlo, los paneles solares que se encargan de capturar la luz solar son instalados en los techos de las casas.

Los paneles fotovoltaicos toman la luz solar para generar una corriente directa, que es transferida y aprovechada por los equipos eléctricos. La energía generada pasa a través de un medidor para ser cuantificada. Posteriormente, pasa hacia una caja de suministro eléctrico donde se distribuye hacia la red del lugar.

A continuación, te explicamos el paso a paso del proceso que realiza el sistema de energía solar residencial.

  1. Los rayos del sol inciden en los paneles solares. Debido al efecto fotoeléctrico, los paneles convierten la energía en corriente continua, que es recogida en el inversor.

  2. El inversor convierte la corriente continua en corriente alterna, como se consume generalmente la electricidad.

  3. Cuando los paneles solares producen más electricidad de la demandada, el exceso de energía es enviada al sistema eléctrico. Es así como la energía que es producida y no utilizada no se desperdicia, ya que puedes realizar la venta de excedentes a tu operador de red.

  4. Los sistemas fotovoltaicos producen una electricidad de alta calidad que reduce las fluctuaciones y el ruido, que podrían dañar los electrodomésticos y la electrónica.

  5. Cuando la demanda de energía supera la energía generada por los paneles solares, el sistema eléctrico proporciona la energía necesaria hasta cubrir las necesidades.

¿Por qué cambiarte a la energía solar residencial?

● Puedes ahorrar más del 100% en tus facturas de energía.

● Estás exento de futuras inflaciones energéticas.

● Cuidas el medio ambiente.

● Vendes tus excedentes.

● Valorizas tu propiedad.

Interesante ¿verdad? Ahora que conoces un poco sobre la energía solar residencial, es importante que sepas que si te encuentras interesado en implementarla en tu hogar debes asesorarte por una empresa de energía solar confiable que cuente con el personal experto en el tema para implementar de manera efectiva el sistema que deseas. En Darwin estamos dispuestos a ayudarte.

Artículos recomendados