En Colombia la generación de energía eléctrica depende en gran parte de la ingeniería hídrica, con este mecanismo se abastece el 70% de la energía que llega a la población. Esto significa que la energía en el país es altamente vulnerable cuando llega la temporada de sequía o se presentan grandes contingencias, poniendo en peligro el abastecimiento energético de casi todos los ciudadanos.

Con el objetivo de reducir este riesgo, el Ministerio de Minas y Energía (MME) anunció la Subasta a Largo Plazo para proyectos de generación de energía eléctrica. Su principal función es complementar la matriz energética actual del país y diversificar el Mercado de Energía Mayoritaria (MEM), al permitir que tanto grandes como pequeños generadores puedan vender energía al sistema por medio de contratos a largo plazo del tipo “pague lo contratado” y que tendrán una vigencia de 10, 15 o 20 años.

La subasta se realizó el 22 de octubre y es la primera de su tipo que se realiza en el país. En total, participaron 53 empresas entre generadores y comercializadoras con una alta participación de Fuentes No Convencionales de Energía Renovable (FNCER), de ahí que se haya nombrado la subasta de energías renovables. Con esta subasta, el Gobierno logró multiplicar 40 veces la capacidad actual de generación eléctrica a partir de fuentes como la solar y eólica, debido a que se pasará de menos de 50 megavatios a más de 2.200 megavatios de capacidad instalada para el año 2022, fecha en la que inician las obligaciones de suministro de energía eléctrica para los proyectos adjudicados.

Como resultado, se obtuvo un total de energía asignada de 10.186 MWh/día y se asignaron responsabilidades a 7 empresas generadoras con 8 proyectos de fuentes no convencionales de energías renovables, de los cuales 3 proyectos son de energía solar y 5 son de energía eólica. Al finalizar el proceso de adjudicación, la UPME verificó que existe una diferencia positiva entre la demanda objetivo y la cantidad de energía asignada 1,864.5 MWh/día, y se prevé un precio máximo de oferta de venta de $110 kWh.

Finalmente, 22 empresas comercializadoras aseguraron la compra de energía a largo plazo por un precio promedio ponderado de $96,65 kilovatio hora (Kw/h), cerca de $50 pesos por debajo del promedio actual del costo de generación en contratos bilaterales. De esta forma, el Gobierno logró el objetivo de generar tarifas competitivas para los usuarios, diversificar la matriz energética y complementar el Sistema de Interconectado Nacional para situaciones críticas provocadas por fenómenos climáticos.

Artículos recomendados